jueves, 7 de enero de 2010

PRINCIPIOS BÁSICOS DE LA EDUCACIÓN DE LOS HIJOS

Los padres son los principales y primeros educadores de sus hijos.“Puesto que los padres han dado la vida a los hijos, tiene la gravísima obligación de educar a la prole, y por tanto hay que reconocerlos como los primeros y principales educadores de sus hijos.
…La familia es, por tanto, la primera escuela de las virtudes sociales, que todas las sociedades necesitan” F.C36

No se nace siendo educadores pero tienen que aprender a serlo.“Padres e hijos reciben el mismo título pero ninguno de ellos han asistido un curso para ejercer su profesión” Mafalda

¿Qué significa educar?
a) Educare: dirigir, encaminar.
b) Educere: sacar todo lo bueno que el niño tiene en su interior.
Pero también es aprender a reconocer lo negativo y saber que eso forma parte de su persona. Saber integrarlo y tener las herramientas necesarias para poder afrontarlas.

Fines de la educación familiar

- No es cumplir unas leyes sino facilitar la libertad de nuestro hijo y ayudarle a descubrirse así mismo y cual es su vocación.
- No es programar, ni tampoco proyectar mis deseos. Pues nuestros hijos tienen su propia vida, son distintos a nosotros. Son únicos, irrepetibles e irremplazables. Los hijos son por lo cual un don y no una elección propia, los padres son sus custodios. Han de protegerles, y valorarles asumiendo una misión.
- No es transmitir conocimientos (concepción reduccionista) sino ayudarles a madurar, orientarles en la medida de lo posible. Los hijos además esperan de los padres un testimonio vivo de que se requieren y que les quieren por lo que son (no por sus cualidades, aptitudes, o por lo que tienen)
- La labor educativa es siempre dinámica, nunca termina.
- Hay que atender, comprender y adaptarnos a que nuestros hijos pasan por distintas fases en su desarrollo (psicología evolutiva). Si comprendemos esto será un gran paso para adecuarnos a la edad de nuestros hijos.
- Implicación por parte de ambos padres y compenetración en los criterios educativos. (Cuando no estamos de acuerdo en esto y surgen discrepancias, es bueno dialogarlo y llegar poco a poco acuerdos que busquen ante todo el bien de nuestros hijos y no el propio, pues la ambigüedad y las incoherencias entre los padres pueden ocasionar muchas veces conflictos familiares y desde luego no colabora con la formación de la identidad de nuestro hijo)
- Educar no es que nuestro hijo haga muchas cosas (activismo pedagógico). Pues no toda acción que hace una persona no le hace más persona. El principio de actuación no basta. Hacer por hacer corre el riesgo de la desorientación, de no saber porque se hacen las cosas. Si implicamos a nuestro hijo en una actividad hay que reflexionar sobre ello o si es él quien nos lo pide ayudarle también a ello. (No pretendamos quitarnos a nuestros hijos de encima)
- La relación entre padres e hijos puede tener las características propias de una relación amistosa como confianza, seguridad, proximidad afectiva, respeto, etc. Pero no se pueden confundir las cosas y comprender que entre quienes no tiene una relación de igualdad en cuanto a papeles y las funciones que unos y otros tienen atribuidas dentro de la familia. (Amigos pero padres)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada