miércoles, 25 de agosto de 2010

Venciendo ansiedades en el Camino


Uno de los problemas más comunes en nuestros tiempos en consultas clínicas vienen siendo los trastornos de ansiedad. En el caso de algunos jóvenes se presentan en problemas con los exámenes, o de relaciones de pareja, que es lo que les toca vivir en ese momento evolutivo. Y es que probablemente muchos de nosotros veríamos que se trata de algo que posiblemente sería fácil de solucionar. Sin embargo cuando intentamos ayudarnos desde el enfoque sistémico y humanista durante la terapia, observamos cómo estos jóvenes tienen una carencia importante que es la de proponerse metas y afrontar determinados miedos que les sitúan en dar el paso a la asunción de determinadas responsabilidades, así como posibles frustraciones que puedan venir a lo largo de su vida.


Manejar estos miedos, incertidumbres es lo que verdaderamente ayudaría a estos jóvenes y no tanto dar una técnica concreta de afrontamiento del estrés (aunque pueda ayudar por supuesto pero no es la raíz del asunto). Es por tanto urgente proponer a los jóvenes actividades que les ayuden y favorezcan en su crecimiento personal, sino vienen dadas por las circunstancias que fueren hay que buscarlas y aprovechar esa oportunidad para aceptarlas. De ahí la experiencia del Camino de Santiago que muchos jóvenes han realizado durante todo este verano. Y es que la peregrinación es toda una metáfora de la vida, la vida misma que nos enseña a ver que los caminos fáciles no llevan a la verdadera felicidad, sino que todo es cuestión de esfuerzo, paciencia y perseverancia. Ahí es donde todos los miedos, inseguridades se redefinen, cambian y se les da un nuevo color facilitando no solo superar las ansiedades de muchos jóvenes a los exámenes o dificultades en sus relaciones de pareja sino algo mucho más central: un nuevo horizonte que los conduzca a revisar la propia vida y dar importancia a lo que es verdaderamente importante.

Mª Del Carmen González Rivas
Psicóloga

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada